Al principio no había ni existencia ni no existencia; todo este mundo era energía inmanifestada...
El Uno respiró, sin respirar, por su propio poder. Allí no había nada más.
(Rig Veda)

martes, 17 de septiembre de 2019



“¿Qué te puedo decir?... 
Sólo sé que cuando los versos del poeta 
se imponen ante un muro gris 
se le puede atisbar un poco de sol 
en la esquina del amanecer”…

No dudes que es el silencio, 
a veces se sienta en la silla del tiempo 
buscando las primeras luces. 
Espera ver la mirada 
de una hora sorda en la vigilia
para sonreírle a la puerta 
que se abre en el techo del cielo. 
Mientras, sin saberlo tú, 
el alma reclama una plegaria a las estrellas 
que quedan esparcidas en los bordes de las nubes… 
todo por un acto poético, 
tan sencillo como el de una lágrima 
que queda retenida entre las pestañas 
de este gran y redondo mundo, 
y besa al destino… 
Que no te importe quemar todos los relojes, 
con todas sus horas, 
por vivir atravesada 
en el fuego de una noche entera… 
Ven, que en este punto de encuentro 
extiendo un mantel blanco para ti, 
nos beberemos el vino sencillo de nuestros delirios, 
la música y el recuerdo… 
Aún vivimos… 

J. Vivo

jueves, 12 de septiembre de 2019




A ti, que me lees

Ya ves, qué hora es... 

la de un nuevo amanecer, 
la del que se pierde por escribir una poesía 
en la penumbra de un bar, 
la del borracho habitual que sale 
y no encuentra su casa, 
la del borracho in-habitual
que recuerda que los barrenderos también existen...
La hora, en que la vida se pierde 
y se gana al mismo tiempo, 
casi como una carrera a contra reloj, 
una hora con sabor a nada, 
y una hora con tintes de sortilegio... 
Ay!, a veces siento que me vigilan las estrellas, 
y me reconcome saber que la mañana 
se perderá con el sueño profundo, 
y ajeno al día que comenzará dándome la espalda. 
Pero hacía tantos años 
que no me llamaba la noche, 
y el amanecer me pillaba escribiendo
 -aunque sea sólo esto-
que no me importa, 
que la aurora llegue 
cuando la tarde roce todos los relojes...


J. Vivo